15/10/14

El verdadero camino

Ahí está. Lo veo pasar cada maldita noche desde la ventana de mi habitación. Mira con que aires de señor se pasea. El muy cerdo es tan puntual como un reloj, no falta ni un sólo día a la cita.
¿Qué pensará la esposa? "Es un hombre de negocios, siempre tan ocupado..."
¿Qué diría si supiera que se ha follado a todas las rameras de ese antro de la esquina al que llaman burdel? Sufriría, caería en la más negra oscuridad...
Dios mio... ¿por qué no castigas a ese pecador? A ese cabrón mal nacido.
Acaso... ¿pretendes que lo haga yo? ¿Que acabe con el dolor de esa pobre mujer?

Que así sea.

Me vestiré en silencio, no quiero que Ruth se despierte.

-Mmm... ¿A dónde vas... Jake...?
-Voy a sacar al perro cariño. Sigue durmiendo.
-Ajá... mmm...

Espero que el señor me perdone por mentirte, ni siquiera tenemos perro. Es... por tu bien, es mejor que no sepas.
Me abrigaré bien, esta noche hace bastante frío, ha estado nevando durante todo el día.
Veamos, el burdel está en la esquina, me esconderé en el callejón de al lado.
Tal vez debería haberme quedado en Texas, pero no, yo quería un sitio frío para alejarme del pecado un lugar para purificar mi cuerpo.
No hay marcha atrás, este es el camino que el señor me ha puesto bajo los pies y debo recorrerlo.
El callejón es oscuro y no corre viento en él, gracias por hacerlo más fácil señor.
Son las 2:37am, no tardará en regresar. Necesito un arma, debí pensarlo en casa antes de salir, podría haber cogido mi pala. Incluso si alguien me hubiera visto con ella podría haberle contado que no podía dormir, que iba a despejar un poco la calle de nieve. Todos saben que soy un buen vecino, no sospecharían.
Pero ya no hay tiempo, por allí viene tambaleándose. Encima de putero; borracho.
Debo encontrar algo para hacerlo, tal vez por aquí haya algo, debajo de la nieve...
¡Una piedra!, servirá. Sólo tengo que esperar a que pase y golpearlo. Luego esconderé el cuerpo en algún rincón del callejón.
Aquí viene, debo acertar a la primera. Si fallo puede alarmar a los vecinos.
Venga Jake con fuerza, ten coraje.

¡Ahora!

¿Qué? ¿De dónde ha sacado esa pistola?

-Muchacho... ¿Qué pretendías? ¿Querías robarme, eh granuja? ¡Lo vas a pagar muy caro hijo de puta!

P-pero... ¿En que he fallado señor? ¿Por qué me has abandonado? ¿Acaso soy yo el pecador? Creí que era tu voluntad la que me guiaba...
Espera, es otra de tus pruebas, ¿verdad? Lo sabía, no me echaré atrás, no tengo nada que perder, al contrario, ¡me estoy ganando el cielo!

-¡¡Vete al infierno, pecador!!

¿Q-qué ha sido ese ruido? No he llegado a golpearlo. ¿Me ha disparado? No noto nada...
¡Se ha caído al suelo! ¡Míralo, sangrando como un cerdo!
¿Pero quién...?

-¿Ruth? ¿Q-qué... haces aquí?

-Tuve un sueño.

-¿Un... sueño?

-El señor se me aparecía en él y me susurraba.

-¿Qué te susurro?

-Me susurro: Despierta mujer, tu amado esposo a ido a despejar mi camino y necesita su pala, ¡corre!

-¡Alabado sea el señor!

-Alabado sea.


Imagen de Pinterest.com


Publicar un comentario